Novedades

Escultor ilustre

Saúl Miller se dializa en Aterym Alta Gracia desde hace unos días y aprovecha su estadía para desgranar parte de su rica y prolífica historia.

Escultor ilustre

Historias de Pacientes


Tiene 82 años, cinco hijos y una compañera de ruta desde hace seis décadas.

Nació en San Lorenzo, Santa Fe y actualmente vive en Anisacate. En ambas localidades fue declarado ciudadano ilustre.

Se llama Saúl Miller, es escultor y las más de 1200 obras que realizó (entre esculturas y pinturas) se emplazan en distintos espacios públicos del país, para deleite de miles de ciudadanos que no ahorran elogios ante la calidad de los trabajos.

Saúl Miller se dializa en Aterym Alta Gracia desde hace unos días y aprovecha su estadía para desgranar parte de su rica y prolífica historia.

Quizás, lo que más llama la atención del artista, es su simpleza y humildad y, fundamentalmente, su claridad conceptual para definir una particular manera de vivir.

“Nunca me importó la plata, vivo bien, feliz y cómodo con lo que tengo. Fui albañil desde muy chico y muchas veces pasé hambre. Por eso disfruto hoy cada momento de la vida”, sostiene.

Enumerar sus obras demandaría un espacio infinito pero sí, merecen recordarse trabajos emblemáticos como la Virgen de Guadalupe, en el estadio de Colón de Santa Fe (tuvo que construir una réplica tras ser vandalizada la original) o el paseo escultural de Villa Satyta (Anisacate) , una imponente obra sobre cinco imperios (babilónico, asirio, romano, persa y griego) y cuya principal finalidad es la de enseñar el arte escultórico a personas sordomudas e hipoacúsicas.

Saúl Miller, un escultor ilustre y un ilustre escultor.