Novedades

Confieso que he vivido

Luego de bastante tiempo de ausencia y anoticiado sobre la existencia de Aterym Alta Gracia (desde hace tres años debe dializarse por una insuficiencia renal), Jorge Paladino regresó a la ciudad que lo vio nacer,  para desempolvar viejas historias e insuflar de aire puro sus pulmones. 

Confieso que he vivido

Historias de Pacientes


Junto a Liliana (compañera de ruta desde hace más de cuatro décadas), con pujantes 82 años, Jorge puede decir con total satisfacción: confieso que he vivido. 

Y vaya si es así!!! 

Fue un trashumante que no dejó pueblo donde residir ni tarea u oficio que realizar.  

Con su trompeta a cuesta y apenas 16 años,  ingresó a la banda municipal local para luego desarrollar una meteórica carrera militar y musical en distintas jurisdicciones del Ejercito Argentino. 

Córdoba, Río Gallegos,  Buenos Aires, Corrientes, La Rioja, Santa Fe y Rosario fueron algunos de los destinos castrenses (se retiró como teniente coronel) y en cada uno dejó su impronta de eximio trompetista y director de orquesta. 

Pero, además, su espíritu  incansable lo llevó a crear distintos cuerpos musicales y dictar clases de música en varios institutos secundarios y universitarios.     

Músico, militar, literato, poeta (escribió cuatro libros), pintor y docente, constituyen  los eslabones de un palmarés que lo reconoced como una persona de fina sensibilidad y destacada capacidad intelectual.  

Jorge Paladino, genuino orgullo  local con meritorio recorrido nacional.